Comenzamos a escribir la historia de la viticultura en la zona, gracias al espíritu emprendedor que nos caracteriza.

historia

Ser pioneros en la producción de vinos de alta gama lleva una enorme responsabilidad. Es por ello que nos propusimos realizar un análisis exhaustivo de muestras tomadas en el lugar en conjunto con asesores externos como Esteban García Bouza y Tomas Hughes quienes fueron los primeros en ayudarnos a decidir donde plantar el viñedo. Finalmente, se resolvió comenzar el proyecto en El Vallecito.

Elegimos este lugar distinto ya que protegido por el sistema de Tandilia, uno de los relieves más antiguos del mundo, nuestro viñedo recibe los vientos que vienen del océano, impactan contra las sierras y atacan las viñas desde todos los flancos. Es desafiante y gratificante a la vez, porque si bien nos obliga a usar barreras de protección, también nos garantiza la sanidad de la vid luego de las lluvias. Por otra parte, los suelos de El Vallecito, también antiguos como las sierras, tienen entre otros atributos la condición de calcáreos.

Cuando buscamos el nombre para nuestra bodega, el paisaje nos trajo la respuesta.
El pintoresco paraje entre las sierras, llamado Puerta del Abra, dibuja una silueta por la ruta 226. Nos marcó el camino y actualmente forma parte de nuestro logotipo.

Bodega Puerta del Abra es el emprendimiento personal de Jorge Perez Companc, quien en el año 2013 y junto a su familia, decidió comenzar con el sueño de realizar vinos con una impronta personal, explorando un terruño diferente y alejado de los lugares tradicionales.
En el presente, la bodega cuenta con un equipo humano que recorrió un camino desconocido y disfruta de ser parte de un proyecto Insólito.